Atalaya

Capilla “Santa Rosa de Lima” - Atalaya

Surgida como Oratorio en 1889 por iniciativa del señor Santiago Rocca, dueño de uno de los saladeros de Atalaya, para la atención religiosa de su familia, esta Capilla fue erigida bajo la advocación de Santa Rosa de Lima, la que se convirtió en Patrona de esa Localidad debido a que la esposa del señor Roca se llamaba Rosa. Atalaya cuenta con un segundo Patrono que es Santiago Apóstol, cuya pintura se halla a la entrada de la capilla en el cielorraso. Entre sus reliquias se encuentra un gobelino realizado por la hija del hacendado, la pila bautismal realizada en una pieza de mármol de carrara, púlpito de madera y confesionarios de la época fundacional. La imagen es venerada en procesión todos los 30 de agosto  Sus herederos donaron esta capilla a la Curia.   

 

Muelle Histórico y Saladeros - Atalaya

Esta obra data de la época de los saladeros que se instalaron en Atalaya en 1871. Fue construido con más de 800 vigas de quebracho colorado inmersos en el canal natural de acceso al Arroyo de Atalaya por el  cual los saladeros enviaban las barcazas llenas de cueros, carne salada, charque, rabos y pezuñas entre otros productos de la mencionada industria, a los barcos anclados en el Río de La Plata, que luego comercializaban en Uruguay, Brasil y Europa.

En 1871 se desata en Buenos Aires una epidemia de fiebre amarilla. Acusan a los saladeros (y mataderos) de ser los causantes de dicha epidemia. Por lo que son echados de la ciudad. En busca de las condiciones necesarias para su desarrollo (agua dulce disponible, una ruta de acceso a los buques de ultramar y la fácil llegada de las tropas) llegan a Magdalena, más precisamente a Atalaya: en 1871  Isidoro Silges y Octavio Ferrando; en 1872 Lázaro Repetto y Cía. En 1875 el de Palazzi y Cía; en 1876 el de Rocca Hnos., luego fue Rocca y Terrarosa y en 1877 el de Pedro Bordatto.